"Rumanía en la Primera Guerra Mundial” hasta el 4 de noviembre en Barcelona

Al igual que antes en Toledo, o en Valencia, en el marco de la conmemoración del Centenario de la Primera Guerra Mundial y de la Gran Unión, el Instituto Cultural Rumano, con la colaboración de la Delegación de defensa de Barcelona, del Consulado General de Rumanía en Barcelona, del Museo Nacional de Historia de Rumanía y bajo los auspicios de la Embajada de Rumanía en el Reino de España, organiza la exposición “Rumanía en la Primera Guerra Mundial”, del 17 de octubre al 4 de noviembre de 2018.


La exposición presentará -a través de las fotografías y de los documentos expuestos que muestran personas, lugares y hechos- la historia paso a paso de la guerra y de la unificación de la nación rumana.
La colección de objetos que pertenece a la familia “Herranz-Teodorescu” completa el discurso expuesto a través de la serie de paneles que contiene textos y fotografías de la época mencionada.
No se trata solamente de realizar una presentación de la Primera Guerra Mundial, sino también de acercar al visitante al ambiente de la época, de presentar una documentación fotográfica sobre los acontecimientos, reforzada por un recorrido visual de los objetos expuestos, lo que permitirá a los visitantes sumergirse en la realidad de la vida durante la Gran Guerra

Lugar: Centro de Historia y Cultura Militar Pirenaico (Edificio Gobierno Militar de Barcelona)
Dirección: Plaça Portal de la pau, s/n, 08002 Barcelona
Horario: de lunes a viernes de 9.00h a 13.45h

Share:

El General Berthelot y la misión militar francesa en Rumanía

Tras un primer momento en que los Imperios Centrales conquistan Valaquia Y Dobrogea, Rumanía entra en una situación desesperada a finales de 1916.
El General Berthelot 

Con la ayuda de Francia, y en menor medida del Ejército Británico, se obró el milagro rumano. Durante los primeros meses de 1917, el General Francés Henri Mathias Berthelot (1861-1931), supervisó personalmente el apoyo, reorganización y rearme del ejército rumano por parte de Francia. La misión militar francesa (llamada también “Misión Berthelot “) se componía de cerca de 400 oficiales y mil soldados franceses, así como de abundante material bélico.
En verano de 1917, Rumanía había reconstituido 10 divisiones y otras cuantas estaban casi a punto. Ese mismo verano, contra todo pronóstico, el Ejército Rumano conseguía atravesar las líneas enemigas en la batalla de Mărăşti, y volvió a vencerlos en Mărăşeşti y Oituz. Con las que fueron las únicas victorias claras de los aliados en 1917, Rumanía dejaba claro que no sería tan fácil vencerla.
Pese a las victorias, la Revolución Rusa y el consiguiente abandono de la lucha, obligó a Rumanía a salir por el momento de la guerra, firmando un armisticio y un tratado que ponía fin momentáneamente a las hostilidades.
El General Berthelot, que recibió las máximas condecoraciones rumanas, así como tierras y una villa en Rumanía, dejó tan grato recuerdo que hoy, además de un montón de calles, hasta un pueblo rumano lleva su nombre.
Cuenta el anecdotario que durante el desfile de la victoria en París, mientras desfilaba un destacamento rumano, le indicó al general Foch: «¡Foch, salude, que son de la familia!».

Francia en la exposición “Rumanía en la Primera Guerra Mundial”

Fotografías inéditas de la Misión Francesa
En la exposición no solo existe un panel dedicado específicamente a la misión militar francesa, sino que existe un número importante de piezas que tienen este país como origen, especialmente varias condecoraciones (Legión de Honor francesa, varias medallas al merito militar, cruces de guerra francesas, una medalla francesa de la victoria), así como abundante material gráfico.

Destacan por ser inéditas, varias fotografías del viaje del Ministro Francés de Armamento Albert Thomas en 1917 a Rumanía para negociar el envío de ayuda militar, en ellas puede verse al Ministro con el general Berthelot, el Rey Ferdinad I y el Primer Ministro Rumano de la época. Una de las fotografía fue tomada por un fotógrafo oficial del Ejército Rumano de la época, mientras el resto, desconocidas hasta la fecha, fueron tomadas por un oficial francés que acompañó al Ministro en su viaje, incluida una imagen de unos campesinos rumanos.

Momento de la exposición con el panel sobre la Misión Militar Francesa al fondo
Share:

Valencia, Museo Histórico Militar, del 12 de septiembre al 14 de octubre: "Rumanía en la Primera Guerra Mundial”

En el marco de la conmemoración del Centenario de la Primera Guerra Mundial y de la Gran Unión, el Instituto Cultural Rumano, con la colaboración del Museo Histórico Militar de Valencia, del Consulado de Rumanía en Castellón de la Plana, del Museo Nacional de Historia de Rumanía y bajo los auspicios de la Embajada de Rumanía en el Reino de España, la exposición “Rumanía en la Primera Guerra Mundial”, podrá disfrutarse en Valencia del 12 de septiembre al 14 de octubre de 2018.


La exposición presenta -a través de las fotografías y de los documentos expuestos que muestran personas, lugares y hechos- la historia paso a paso de la guerra y de la unificación de la nación rumana.

La colección de objetos que pertenece a la familia “Herranz-Teodorescu” completa el discurso expuesto a través de la serie de paneles que contiene textos y fotografías de la época mencionada.


No se trata solamente de realizar una presentación de la Primera Guerra Mundial, sino también de acercar al visitante al ambiente de la época, de presentar una documentación fotográfica sobre los acontecimientos, reforzada por un recorrido visual de los objetos expuestos, lo que permitirá a los visitantes sumergirse en la realidad de la vida durante la Gran Guerra.



Museo Histórico Militar de Valencia
Dirección:
C/ General Gil Dolz nº 6
46010 - Valencia
Acceso:

  • Autobuses: Líneas 1, 2, 3, 4, 10, 12, 32, 79, 80 y 95
Metro:
- Estación de la Alameda: Líneas 3, 5, 7 y 9
- Estaciones de la Alameda: Líneas 5 y 7
Horario:
  • Martes a sábado de 10:00 A 14:00 horas y de 16:00 A 20:00 horas
  • Domingos y festivos de 10:00 A 14:00 horas
  • Lunes cerrado
Tarifa:
  • Entrada gratuita
Visitas de grupo:
  • Concertando cita previa
Contacto:
  • Tf: 96 196 62 15.
  • Fax: 96 196 62 15.
Share:

Entrevistas en Radio Rumanía Internacional sobre la exposición en su paso por el Museo del Ejército




Entrevistas en Radio Rumanía Internacional, dentro de la  programación en español, sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial" (Museo del Ejército en Toledo). A la Directora del ICR de Madrid y a uno de los coleccionistas.


La primera es una entrevistas a Ioana Anghel, directora del Instituto Cultural Rumano de Madrid, sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial" :

También fue entrevistado Rubén Herranz, uno de los coleccionistas que ha cedido sus piezas para la exposición: 
Share:

Las condecoraciones rumanas de la Primera Guerra Mundial

Al entrar en la Primera Guerra Mundial, Rumanía tenía ya algunas condecoraciones propias de periodos de guerra, pues pocos años antes había participado en conflictos como la Segunda Guerra Balcánica, y ya desde la Guerra de Independencia se habían establecido categorías de condecoraciones específicas para tiempo de guerra. Así ya existía la Orden de la Estrella de Rumanía con espadas, destinadas a los oficiales y la Medalla a la Virtud Militar destinada a los suboficiales. También era anterior la Orden de la Corona de Rumanía con espadas, y se creó un cinta específica para actos heroicos (de estas condecoraciones pueden verse ejemplares, de distinto grado, en la exposición “Rumanía en la Primera Guerra Mundial, incluso con diplomas de concesión). 

Medallas aliadas de la victoria en la IGM
A las cinco semanas de la entrada en la guerra, el rey Fernando I promulgó un Decreto que establecía la Orden de Miguel el Valiente, que pasaría a ser la máxima condecoración rumana por méritos de guerra, que se concedió en muy pocas ocasiones. Asimismo se añadieron espadas a la medalla "al valor y la lealtad", en rumano Bărbăţie şi Credinţă (que también puede encontrarse la exposición) y se crearon condecoraciones para el personal sanitario.


Basándose en el modelo francés de la Cruz Conmemorativa de la Guerra 1914-1915, Rumanía creó la Cruz Conmemorativa de guerra 1916-1917, a la que se incorporaban pasadores con los nombres de las batallas en las que se había participado. En la exposición pueden contemplarse varios ejemplares y documentos relacionados, tanto de la medalla rumana como de la francesa.

Medallas rumanas
Al finalizar la guerra, los principales países aliados propusieron la creación de una medalla conmemorativa común a todas las naciones beligerantes aliadas. Grabada libremente por cada nación, esta condecoración debía representar en el anverso una victoria alada y en el reverso el texto "La Gran Guerra por la Civilización" traducido al idioma del país. Esta condecoración fue realizada en bronce y tenía que tener el diámetro de 36 mm. La cinta debía ser idéntica en todos los países, con dos arco iris yuxtapuestos por el color rojo. En la exposición pueden apreciarse ejemplares de Bélgica, Francia, Italia, Gran Bretaña, Rumanía, EE.UU.y un diploma de concesión de la versión rumana

Poco tiempo después, antes de la muerte del Monarca se estableció la medalla conmemorativa de los 50 años de la independencia, y tras la muerte del monarca se creó la Orden y la medalla "Ferdinand I". Ejemplares de ambas medallas también están presentes en la exposición.



Share:

El billete más pequeño del mundo

El billete más pequeño emitido por un Estado fue el billete de 10 bani (céntimos) emitido por el Ministerio de Finanzas de Rumanía hace exactamente 101 años, en 1917. Su superficie impresa es de 27,5 x 38 mm, la sensación de quién lo ve es que se trata de un sello, sin embargo es un billete con todas las de la ley. También se emitieron billetes de 20 y 50 bani.
Fue emitido por las autoridades rumanas en plena I Guerra Mundial, mientras media Rumanía, incluida su capital Bucarest, permanecía ocupada por Alemania y las potencias centrales. Sin duda la delicadísima situación militar, social y económica de Rumanía durante la guerra fue decisiva a la hora de emitir este billete.
En aquel momento, un kilo de pan costaba 50 bani, por lo tanto el billete tenía un valor muy bajo, lo que pone de manifiesto la dificultad que tenían para emitir moneda metálica, pues los billetes normalmente se utilizan para sustituir grandes cantidades de monedas y no al revés. Otra evidencia de las condiciones de vida que impuso el conflicto bélico.

En la exposición “Rumanía en la I Guerra Mundial” se pueden ver dos de estos billetes originales, lo que permite apreciar tanto su anverso como su reverso.

En su anverso se aprecia el busto del Rey de Rumanía en ese momento “Ferdinand I”, mientras que en la parte de atrás se estampa el escudo del Reino de Rumanía y la advertencia de que falsificarlo comporta penas de cárcel de 5 a 10 años.





Share:
Web no oficial sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial".

Ver vídeo sobre la exposición (Toledo, Enero 2018)

Ver vídeo sobre la exposición (Toledo, Enero 2018)
Realizado por Anastasia Jurescu

Instituto Cultural Rumano

Centro de Historia y Cultura Militar Pirenaico

Museo Nacional de Historia de Rumanía

Embajada de Rumanía en España

Consulado General de Rumanía en Barcelona

Consulado de Rumanía en Castellón

Museo del Ejército

Museo Histórico Militar de Valencia

Web no oficial sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial".

Sobre los autores de esta web

Los autores de esta web son:

Camelia Teodorescu, Licenciada en Comunicación y Relaciones Públicas, consultora y community manager, ex diplomática rumana; se aproximó al mundo de las condecoraciones a través del protocolo diplomático e institucional.

Rubén Herranz, Doctor en Derecho; su pasión por la historia, y el estudio de las órdenes y medallas rumanas y españolas le llevan a ser miembro de la Sociedad Numismática Rumana (creada en 1903) y del Foro Español de Coleccionismo Militar (FECOM).

Páginas vistas en total