Las condecoraciones rumanas de la Primera Guerra Mundial

Al entrar en la Primera Guerra Mundial, Rumanía tenía ya algunas condecoraciones propias de periodos de guerra, pues pocos años antes había participado en conflictos como la Segunda Guerra Balcánica, y ya desde la Guerra de Independencia se habían establecido categorías de condecoraciones específicas para tiempo de guerra. Así ya existía la Orden de la Estrella de Rumanía con espadas, destinadas a los oficiales y la Medalla a la Virtud Militar destinada a los suboficiales. También era anterior la Orden de la Corona de Rumanía con espadas, y se creó un cinta específica para actos heroicos (de estas condecoraciones pueden verse ejemplares, de distinto grado, en la exposición “Rumanía en la Primera Guerra Mundial, incluso con diplomas de concesión). 

Medallas aliadas de la victoria en la IGM
A las cinco semanas de la entrada en la guerra, el rey Fernando I promulgó un Decreto que establecía la Orden de Miguel el Valiente, que pasaría a ser la máxima condecoración rumana por méritos de guerra, que se concedió en muy pocas ocasiones. Asimismo se añadieron espadas a la medalla "al valor y la lealtad", en rumano Bărbăţie şi Credinţă (que también puede encontrarse la exposición) y se crearon condecoraciones para el personal sanitario.


Basándose en el modelo francés de la Cruz Conmemorativa de la Guerra 1914-1915, Rumanía creó la Cruz Conmemorativa de guerra 1916-1917, a la que se incorporaban pasadores con los nombres de las batallas en las que se había participado. En la exposición pueden contemplarse varios ejemplares y documentos relacionados, tanto de la medalla rumana como de la francesa.

Medallas rumanas
Al finalizar la guerra, los principales países aliados propusieron la creación de una medalla conmemorativa común a todas las naciones beligerantes aliadas. Grabada libremente por cada nación, esta condecoración debía representar en el anverso una victoria alada y en el reverso el texto "La Gran Guerra por la Civilización" traducido al idioma del país. Esta condecoración fue realizada en bronce y tenía que tener el diámetro de 36 mm. La cinta debía ser idéntica en todos los países, con dos arco iris yuxtapuestos por el color rojo. En la exposición pueden apreciarse ejemplares de Bélgica, Francia, Italia, Gran Bretaña, Rumanía, EE.UU.y un diploma de concesión de la versión rumana

Poco tiempo después, antes de la muerte del Monarca se estableció la medalla conmemorativa de los 50 años de la independencia, y tras la muerte del monarca se creó la Orden y la medalla "Ferdinand I". Ejemplares de ambas medallas también están presentes en la exposición.



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Web no oficial sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial".

Ver vídeo sobre la exposición (Toledo, Enero 2018)

Ver vídeo sobre la exposición (Toledo, Enero 2018)
Realizado por Anastasia Jurescu

Instituto Cultural Rumano

Centro de Historia y Cultura Militar Pirenaico

Museo Nacional de Historia de Rumanía

Embajada de Rumanía en España

Consulado General de Rumanía en Barcelona

Consulado de Rumanía en Castellón

Museo del Ejército

Museo Histórico Militar de Valencia

Web no oficial sobre la exposición "Rumanía en la Primera Guerra Mundial".

Sobre los autores de esta web

Los autores de esta web son:

Camelia Teodorescu, Licenciada en Comunicación y Relaciones Públicas, consultora y community manager, ex diplomática rumana; se aproximó al mundo de las condecoraciones a través del protocolo diplomático e institucional.

Rubén Herranz, Doctor en Derecho; su pasión por la historia, y el estudio de las órdenes y medallas rumanas y españolas le llevan a ser miembro de la Sociedad Numismática Rumana (creada en 1903) y del Foro Español de Coleccionismo Militar (FECOM).

Páginas vistas en total